Domingo, Julio 23Panorama Cajamarquino

Alemania está a otro nivel

Alemania tiene plan A, B, C, D… Mientras sus perlas lucharán con España por el Europeo sub 21, sus diamantes tumbaron a México (4-1) colándose en la final de la Copa Confederaciones. Muchos de los futbolistas que tiene Löw en Rusia comparten edad y fútbol con los que se están batiendo en Polonia. Podrían estar jugando ambos campeonatos. A Alemania le sobra calidad y jugadores. Löw se frota las manos cuando dibuja sus convocatorias. Puede dejar a Neuer, Özil, Reus, Müller, Kroos, Hummels, Weigl, Khedira… en casa y optar al título. Chile ya les espera en la final. Están a otro nivel.

México buscó un imposible. El ‘Tri’ tuvo más balón, tiró más… pero falló en las áreas. Osorio y sus hombres salieron a mar abierto, a una eliminatoria, y volvieron a caer goleados. Les pasó en la Copa América ante ‘La Roja’ y repitieron en Sochi. Dominaron, coleccionaron ocasiones, hicieron sudar a Ter Stegen pero se llevaron cuatro. Un golpe de realidad.

Con el eco de los himnos aún retumbando, Alemania ya tenía media final amarrada y México se había llevado dos sopapos. No vio por donde le vinieron los contraataques alemanes. Leon Goretzka rugió… y el 2-0 apareció el marcador. Fue el rey de la selva y del partido. El medio del Schalke inició el contraataque, abrió a Heinrich que se la devolvió para que batiera suave y con rosca a Ochoa. Encadenó su segunda celebración dos minutos después cuando Werner le encontró en el área y batió al meta mexicano. Dos dianas en ocho minutos.

Una tortura para México de la que salieron Osorio y sus pupilos. No se tumbaron en el diván y reaccionaron. Dejaron la terapia para después y Héctor Herrera y Jonathan dos Santos agarraron el balón. Pero cada contraataque alemán era medio gol. Así fue el guion del partido. Draxler estaba en su salsa, lanzando los vuelos de la aviación alemana. El ‘Tri’ arriesgó buscando una remontada que había logrado ante Portugal, Nueva Zelanda y Rusia. No llegó.

Sin Guardado, ni Salcedo ni Diego Reyes ni Vela, México perdió piernas fuertes y carácter. Tocaba y tocaba pero lento y sin profundidad. Alemania esperaba su momento para lanzarse eléctricamente a por Ochoa. El domino mexicano desembocó en ocasiones que ‘minimizó’ Ter Stegen o que mandaron al limbo los puntas del ‘Tri’. El meta del Barcelona sacó con la pierna un tiro de Gio y Chicharito picó ante su salida en el área pequeña un tanto cantado. Se impulsó para mandar a córner una falta de Herrera. México no se rendía.

Su fuego lo apagó Werner. Avisó dos veces: Goretzka se inventó un taconazo, Stindl le encontró en carrera y a pesar del empujón de Moreno disparó a la pierna de Ochoa. En la segunda no perdonó. El ‘tiki-taken’ alemán rompió la permisiva zaga de México. Alemania se cansó de tocar al borde del área hasta que Draxler filtró un balón entre gigantes mexicanos que Hector cedió a Werner para que hiciera el 3-0 a puerta vacía. Una obra de arte. Otro lienzo alemán pintado pase a pase.

El equipo de Osorio no se apagó. Raúl Jiménez se topó con el larguero de cabeza. Ter Stegen puso las manos fuertes a un tiro de Layún y a un remate de testa de Rafa Márquez. Dos estiradas brillantes. La fe mexicana la convirtió Marco Fabián en un golazo desde lejos que dejó al meta del Barcelona sin respuesta. Un premio a los intentos mexicanos. Una alegría que rápidamente Younes enterró con el 4-1. México no tuvo tiempo ni de soñar con la final. Alemania fue demasiado.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *